Bienvenido al Sanatorio Sagrado Corazón de Tehuacán

Horario : Abierto las 24 horas los 365 días del año.
  Contacto : 01 238 382 13 74

Gineco-Obstetricia

La Gineco-obstetricia es la parte de la medicina que se ocupa de la reproducción humana y de las afecciones génito-mamarias. Por lo tanto la temática está relacionada con el estudio anatómico, fisiológico y patológico del aparato génito-mamario, así como el embarazo, parto, puerperio normal y patológico.

Miomas:

Los miomas, o también llamados fibromas uterinos, son tumores del útero o matriz. Casi siempre son benignos, pero en algunas ocasiones pueden causar molestias como dolores o sangrados abundantes que interfieren con la calidad de vida de la mujer, e incluso llegar a provocarle anemia. El diagnóstico se realiza con la exploración física y con un ultrasonido de abdomen o vaginal. Es importante saber que no en todos los casos es necesario quitar la matriz (Histerectomía), ya que existen muchas alternativas de tratamiento que pueden evitar el paso por el quirófano. Si tienes sangrados vaginales o has sentido distensión o crecimiento de tu abdomen es importante que vengas a consulta para que tengas un diagnóstico y tratamiento oportuno y adecuado para tu caso.

Alteraciones menstruales

Probablemente no haya un motivo más común por el cual las mujeres buscan consulta que las alteraciones de la menstruación. Ya sea por que se adelanta o retrasa, porque aumenta o disminuye el volumen o el número de días, pero independientemente del caso, es necesario investigar qué está ocasionando el problema. En general se puede deber a dos causas, la primera es porque el equilibrio hormonal mensual se ha perdido, y la segunda es porque existen causas físicas que están alterando el patrón de sangrado. Por ejemplo, que la capa interna del útero, llamada endometrio es más gruesa de lo normal o bien que existen miomas que alteran la superficie y provocan sangrado. No esperes a que el problema avance, solicita una consulta para que recibas atención oportuna.

Infecciones vaginales

Prácticamente todas las mujeres del mundo, en algún momento de su vida han sufrido o sufrirán de infecciones vaginales. Aunque es frecuente que pasen desapercibidas, existen casos donde la irritación, la comezón y el ardor vaginal o al orinar se vuelven extremadamente molestos y repetitivos. Lo peor que puedes hacer es ponerte remedios caseros y productos comerciales poco confiables ya que puedes agravar el problema. En el Centro de Ginecología y Obstetricia estudiamos a profundidad cada una de nuestras pacientes para ofrecerles medicamentos serios y de patente que les ayudarán a combatir este problema, pero sobre todo, para evitar que se repita. No esperes a que el problema sea más serio. Si has experimentado flujo vaginal de olor o características anormales, comezón o dolor vaginal durante o después de una relación sexual acude a consulta lo antes posible.

Infecciones de vías urinarias

Al igual que las infecciones vaginales, las de vías urinarias son un problema que la mayoría de las mujeres sufrirán en algún momento de su vida. Y no es culpa de ellas, ya que la uretra, que es la estructura que permite la salida de orina de la vejiga al exterior en la mujer sólo mide de 3 a 4 cm, por lo cual es una vía corta y directa para que las bacterias suban, colonicen e infecten las vías urinarias femeninas. Aunado a esto, la automedicación para someter los síntomas de ardor y dolor al orinar son una práctica común, lo cual agrava el problema pues aunque las molestias se quitan las bacterias siguen ahí, y de continuar puede avanzar a tal grado de infectar hasta los riñones, situación que requiere hospitalización y uso de medicamentos intravenosos. No te automediques, mejor acude a consulta.

Enfermedades de la mama

El Cáncer de Mama se ha convertido en una preocupación a nivel mundial, tanto para los médicos debido al aumento de los casos, como para las mujeres de todo el mundo debido a la oportuna campaña de medios. Gracias a esto, ahora somos más consientes de los cuidados y la vigilancia que hay que tener sobre esta parte del cuerpo femenino. Sin embargo, además del cáncer existen muchas otras enfermedades que pueden aquejar los senos, como infecciones, inflamaciones, quistes o la llamada mastopatía fibroquística. Aunque la autoexploración es una buena costumbre, no es suficiente. Hay que acudir al ginecólogo para que éste sea el que explore e inspeccione las mamas y decida si es necesario algún estudio complementario. Cualquier bolita, tumoración, dolor, salida de líquido o cambio en las características de tus senos es motivo para que asistas a una consulta. Mientras más pronto, mejor.

Quistes y tumores de ovario

Los quistes de ovario son un problema extremadamente común en la mujer en edad reproductiva debido al estímulo hormonal que reciben las mujeres mes con mes. En la mayoría de los casos, es importante investigarlos con estudios de laboratorio y ultrasonidos, con el fin de obtener información que pudiera orientar al médico para saber si son malignos o benignos. No te dejes sorprender, es poco frecuente que requieran cirugía, pero en el caso de que estén muy grandes, que aparezcan en niñas o en mujeres en la menopausia, que semejen tumores o bien que causen dolor. En caso de que tengas un quiste, acude a consulta para profundizar tu estudio y aclarar tus dudas.

Incontinencia urinaria

Cuando una mujer sufre de salida involuntaria de la orina, cuando tose, se ríe, carga cosas o aún peor, de forma espontánea, o bien cuando siente deseos incontrolables de orinar a tal grado que a veces no llega con éxito al baño, recibe el nombre de Incontinencia urinaria. Y además de lo incómodo y vergonzoso que resulta, existe el riesgo de que se desarrollen infecciones de vías urinarias frecuentes. Este problema es común en aquellas personas que han tenido partos y quien ha sufrido problemas de Obesidad. Afortunadamente, en la actualidad las opciones de tratamiento médico y quirúrgico para estos casos son muy diversos y efectivos. No esperes a que el problema avance, mejor atiéndete lo antes posible.

Preeclampsia

Esta enfermedad es una de las patologías más incomprendidas, pero a la vez más peligrosas y frecuentes del embarazo. Desafortunadamente es bastante común entre las mujeres mexicanas. Se caracteriza por un aumento de la presión sanguínea, junto con un desequilibrio de los riñones los cuales permiten la salida de moléculas de proteína en la orina, lo cual a veces condiciona una hinchazón (edema). La causa de la preeclampsia radica en un defecto microscópico en la forma que la placenta se conecta con la matriz de la mamá, por lo cual la única forma de curarla es quitándola y por lo consiguiente también al bebé. Es decir, el tratamiento es la terminación del embarazo, y la vigilancia en cada consulta es el pilar del manejo para prevenir las complicaciones.

Diabetes gestacional

Junto con la preeclampsia, la diabetes gestacional son las dos complicaciones más comunes del embarazo, y en ambos casos, la población mexicana tiene un riesgo elevado de padecerla. Esta enfermedad consiste en un desequilibrio de los carbohidratos diagnosticado durante el embarazo, lo cual puede condicionar complicaciones en el bebé como un excesivo crecimiento durante su desarrollo, problemas durante el nacimiento y una alta probabilidad de que desarrolle obesidad y diabetes en su vida. El diagnóstico oportuno permite implementar un tratamiento que aminore los problemas, con el fin de que el embarazo se acerque lo más posible a la normalidad. Durante tu consulta de control prenatal te solicitaremos los estudios necesarios para diagnosticarla a tiempo.

Amenaza de aborto

Por definición, una amenaza de aborto es un sangrado que se presenta en los primeros meses del embarazo. Por ninguna causa esto es normal y cuando se presenta requiere una valoración médica y por ultrasonido para verificar que el feto se esté desarrollando adecuadamente. Este tipo de problemas causa mucha angustia en las mujeres que están embarazadas, sin embargo, en la mayoría de los casos se puede remitir con reposo y tratamiento. Claro, esto depende de la prontitud que se llegue al diagnóstico y de la cantidad de sangrado que exista. No lo dejes para después, atiéndete de inmediato.

Ruptura de membranas

Mejor conocido como “que se rompa la fuente.” Es cuando las membranas que protegen al bebé dentro del útero se fragmentan antes de que empiecen las contracciones del parto. Si esto sucede cuando el producto está maduro (después de la semana 37) no hay tanto problema, siempre y cuando el bebé nazca en las horas siguientes, ya que sin las membranas amnióticas, el bebé y la madre son susceptibles a infecciones. Lo grave es cuando sucede antes de este tiempo, ya que implica que el bebé nazca, no importa lo prematuro que sea. Si estas embarazada y sientes salida de líquido por la vagina, atiéndete rápido, es necesario hacer estudios y dar medicamentos de inmediato.

Parto prematuro

Un embarazo debe durar normalmente 9 meses o 40 semanas lunares. Sin embargo un bebé se considera maduro o a término a partir de la semana 37. Cuando se presentan contracciones del útero antes de ese tiempo, existe el riesgo de que avancen de tal forma que se de un nacimiento prematuro. Junto con las contracciones es frecuente que salga líquido por la vagina, lo cual puede significar una ruptura prematura de membranas. Esto es peligroso, pues el bebé tiene riesgo de enfermarse debido a su inmadurez. Parte de la vigilancia durante el control prenatal consiste en identificar oportunamente esta enfermedad. El no faltar a tu consulta programada es la mejor forma de diagnosticar una amenaza de parto prematuro a tiempo para evitar desenlaces negativos.

Embarazo ectópico

Este problema se presenta cuando hay un embarazo que se implanta en un lugar fuera de donde debe de estar, dentro del útero. Lo más probable es que suceda en las trompas de falopio, sin embargo hemos visto casos donde se implanta en el abdomen o en el cuello de la matriz. Lo grave de la situación es que esto no es compatible con un buen desarrollo y normalmente terminan rompiéndose; provocando hemorragias internas y mucho dolor abdominal. En estos casos es vital iniciar un tratamiento a tiempo para limitar los daños al máximo. Por lo cual, aunque pienses que un dolor abdominal es algo inofensivo y pasajero, no dejes de ir a consulta. Podrías tener un embarazo ectópico.

Cáncer de mama

El cáncer de mama se ha convertido en un tema muy debatido a nivel mundial, y no es para menos. En muchos países, incluyendo el nuestro, es la enfermedad que provoca más muertes por cáncer y tiene una tendencia de crecimiento alarmante. Afecta principalmente a mujeres de 40 años o más, pero se puede presentar en jóvenes y el principal factor para su desarrollo depende de la estimulación hormonal de estrógenos que se repite constantemente con el ciclo femenino. Tiene un fuerte componente hereditario, pues hay mayor riesgo de padecerlo en aquellas mujeres cuyas madres o hermanas lo han sufrido. Con el cáncer de mama, al igual que con todas las patologías lo mejor es prevenir. Aunque la autoexploración es una práctica sana, no es suficiente, ya que es necesario realizar estudios como mastografías y ultrasonidos cada determinado tiempo, y ante cualquier “bolita” o tumoración nueva es de vital importancia afrontarla como algo sospechoso. Especialmente por el cáncer de mama, no dejes de ir a tus revisiones anuales.

Cáncer cervicouterino

El cáncer cervicouterino es una patología cuyas características le permiten detectarla cuando empieza a desarrollarse. En la mayoría de los casos tiene como su principal factor la infección por virus del papiloma humano, el cual después de infectar comienza a alterar las células del cervix. Si esto se deja avanzar, con el paso del tiempo se desarrolla el cáncer. El problema radica en que para su detección oportuna requiere que las pacientes acudan a su ginecólogo para realizarse el estudio de papanicolaou y la colposcopía, y hoy día todavía existen muchas mujeres que por distintas razones se rehúsan a realizar esta visita. Gracias a éstas técnicas, en muchos países se ha logrado abatir el cáncer cervicouterino como causa principal de mortalidad, sin embargo, en México este proceso aún no se ha completado del todo. No seas un número mas. Acude con nosotros a realizarte tu chequeo anual.

Cáncer de ovario

El ovario es un órgano maravilloso que participa en muchísimas etapas de la mujer, pero también es una estructura susceptible de desarrollar tumores benignos y malignos. Es bastante común que se desarrollen quistes en el ovario durante la etapa reproductiva de la mujer, los cuales a veces sólo se tienen que vigilar. Sin embargo en algunos casos suelen desarrollarse tumores o quistes sospechosos que hay que estudiar, particularmente si se encuentran en niñas o mujeres de edad avanzada. Un ultrasonido cada año es la mejor forma de prevenir, sin embargo, también es recomendable realizar este estudio en el caso de que cualquier mujer sienta dolor abdominal, principalmente en el vientre. No te quedes con la duda que puede ser perjudicial. Si te duele el abdomen acude inmediatamente a consulta.

Cáncer de endometrio

El endometrio es la capa interna del útero, de la cual se desprende mes con mes la menstruación. Este tejido sufre un ciclo de proliferación y cambios microscópicos debido al estimulo hormonal mensual. En algunas mujeres, sobre todo de edad avanzada estas modificaciones provocan que se desarrolle anormalmente provocando el cáncer de endometrio. El principal síntoma son sangrados vaginales en mujeres mayores de 60 años y en esos casos es muy importante tomar una muestra del tejido para estudiarla y llegar al diagnóstico. Menstruar después de la menopausia no es normal y requiere que acudas a consulta para descartar este problema.

Cáncer de vulva y vagina

Afortunadamente este tipo de cáncer es bastante raro y se puede identificar de forma oportuna durante la revisión anual ginecológica donde se realiza la colposcopía el papanicolaou. Una buena parte de los tumores que se desarrollan en esta zona también son a causa de infecciones por el virus del papiloma humano, sólo que en este caso también hay otros elementos que pueden causar cáncer de vulva, como por ejemplo los que se desarrollan a partir de células en la piel como el melanoma. Si observas alguna tumoración o alguna manchita rara en tus genitales no te demores en acudir a consulta. Hay que investigar qué esta pasando y llegar al diagnóstico lo antes posible.

Displasias

Una vez que el papilomavirus ha infectado el epitelio de los genitales femeninos o masculinos y al no recibir la atención ni el tratamiento adecuado, con el paso del tiempo el virus empieza a cambiar la estructura de las células, modificándolas y alterándolas. Estos cambios se pueden observar al hacer el estudio de la colposcopía y se les llaman displasias o lesiones precancerosas. Una vez identificadas las zonas de riesgo es obligatorio tomar una muestra del daño, esta biopsia de tejido la analiza un médico patólogo, el cual identificará qué tan avanzado está el problema. En conjunto con nosotros decidirás cuál es la mejor alternativa de tratamiento. No te preocupes, la mayoría de las veces la infección y la displasia se pueden eliminar por completo, lo único que tienes que hacer es no faltar a tus consultas.

Osteoporosis

Silenciosa y difícil de revertir y tratar, la osteoporosis es una enfermedad que cuando se llega a manifestar es cuando el problema está muy avanzado. Particularmente después de la menopausia, la capacidad de los huesos de mantener su densidad y fortaleza disminuye con el tiempo, haciéndose porosos y frágiles. En el desafortunado caso que se presente un fractura, especialmente las de la articulación de la cadera y la columna, la vida y la calidad de vida cambia radicalmente para la mujer que lo sufre. Es trascendental identificar el problema cuando inicia a disminuir la densidad de los huesos mediante un estudio de Densitometría Ósea. Actualmente existen varios tratamientos que ayudan a detener el avance de esta enfermedad y en algunos casos a revertirlo. Con la menopausia no se acaban las visitas al ginecólogo, normalmente aumentan.

Depresión

El principal causante de los síntomas durante la menopausia es la disminución de la concentración de hormonas femeninas, particularmente los estrógenos. El sistema nervioso y el estado de ánimo no están exentos de verse afectados. Si a esto le añadimos que durante esta etapa es frecuente que la mujer tenga problemas de pareja, de sexualidad o bien que experimente la salida de sus hijos de la casa el resultado es una depresión. Esto tiene remedio, ya que no es sólo que la mujer se siente triste, sino que realmente hay un motivo en su cuerpo que no le ayuda a estar feliz. No hay que menospreciar a la depresión porque puede significar el inicio de problemas más graves. Acude a consulta y pregunta por las alternativas de tratamiento.

Sexualidad

A veces es difícil entender por qué un aspecto tan importante en la humanidad recibe tan poca atención desde el punto de vista médico. Mucho tiene que ver con vergüenza del paciente para hablar sobre su intimidad, pero también cuando el médico no pregunta qué tal van las cosas con la sexualidad de sus pacientes, es responsable de esta desatención. Por mucho que pensemos que nuestra vida sexual esta “bien” es probable que existan detalles que hay que mejorar y tratar. Los trastornos sexuales se pueden dividir en alteraciones del deseo, de la excitación y del orgasmo. Cada uno de ellos requiere un tratamiento diferente, pero antes de eso necesitan ser diagnosticados. Haz a un lado la pena y pregúntanos tus dudas, aunque realmente no importa, porque ya sea que tengas 20 o 60 años, nosotros te preguntaremos cómo te sientes con tu sexualidad.

Bochornos

El síntoma con el que más se identifican a las personas que pasan por la menopausia son los bochornos. Proviene del francés Les bouffées de Chaleur que significa Bufidos de calor. Lo cual define muy bien lo que son, una sensación de calor intenso que sube de la mitad del cuerpo hacia arriba y que tienen predilección por la noche. El término médico para describirlos son síntomas vasomotores lo cual explica por qué suceden. Son variaciones entre la capacidad de los vasos sanguíneos de adaptarse a la temperatura en distintas partes del cuerpo. Aunque no comprometen la vida de la paciente sí suelen afectar su calidad de vida, particularmente provocando insomnio y alteraciones del humor. Existen muchas alternativas para tratar los bochornos; juntos, platicaremos de las opciones para ofrecerte el mejor tratamiento.

Prolapso genital

Utero caído o uterocele, vejiga caída o cistocele son nombres con que se conoce a la enfermedad en la cual, los tejidos de sostén pélvicos se vuelven laxos e insuficientes para sostener los órganos genitales y urinarios dentro de la pelvis femenina. En los casos leves, la molestia radica en sentir una “bolita” dentro de la vagina, pero puede avanzar a tal grado que el útero y la vejiga se salgan por completo, requiriendo que quien lo sufre tenga que introducirlos manualmente. Los ejercicios para fortalecer los músculos del periné (Ejercicios de Kegel) pueden funcionar en los inicios de la enfermedad, sin embargo, cuando el problema avanza es absolutamente necesario corregir el prolapso con cirugía. Afortunadamente las técnicas quirúrgicas y los avances en estos casos han permitido ofrecer alternativas novedosas y muy efectivas.

Climaterio

A menudo es fácil confundir la menopausia con el climaterio, pero no son lo mismo. La menopausia es una fecha, un año después del día de la última menstruación; y el climaterio es un síndrome, un conjunto de signos y síntomas que acompañan a esta etapa. Los bochornos y la depresión son comunes, pero también existen el aumento de peso con dificultad para bajarlo, caída del cabello y disminución del apetito sexual, resequedad vaginal y cambios de humor. La culpa de todo esto la tienen los ovarios, que dejan de producir óvulos y por consiguiente disminuye la concentración de hormonas femeninas como los estrógenos y la progesterona. La terapia con sustitución hormonal es una alternativa válida para algunas pacientes que lo soliciten, sin embargo no es el único camino y hay excelentes tratamientos no hormonales que te pueden ayudar. Acude a consulta para que te asegures que no tienes por qué sufrir.

Infertilidad femenina

La infertilidad es la incapacidad de una pareja de tener un hijo, debido a que la unión del óvulo con el espermatozoide no se puede llevar a cabo o se realiza de forma anormal. Durante el proceso de fertilización participan muchísimas partes del cuerpo. Una pequeña falla en cualquiera de ellos puede condicionar que la pareja no pueda concebir un embarazo. El estudio de la infertilidad se desenvuelve haciendo las pruebas necesarias para descartar estos problemas y ofrecer medicamentos o técnicas de reproducción que ayuden a la pareja a procrear un hijo. La edad es muy importante pues mientras más joven es la mujer, mejores son las posibilidades de éxito, así que no pierdas el tiempo.

Infertilidad masculina

Aproximadamente del 30 al 40% de los casos, la causa de la infertilidad en la pareja tiene más que ver con el hombre que con la mujer. Por lo tanto, durante el estudio de la pareja infértil solicitar pruebas para el hombre es absolutamente necesario. Lo más común es que por distintas causas, los espermatozoides no tengan ni la forma ni la cantidad necesaria para fecundar al ovulo, o bien que son incapaces de llegar a él. En todos los casos hay que llegar al fondo del problema para identificarlo y tener un diagnóstico preciso, y posteriormente dar tratamiento y recomendaciones dirigidas para mejorar las posibilidades de fecundación. No es raro que se tenga que utilizar alguna técnica como inseminación artificial para mejorar aún más las posibilidades de lograr un embarazo.

Ovarios poliquísticos

Los ovarios son los responsables de muchas cosas que le pasan a la mujer. Participan produciendo hormonas necesarias para que la mujer se desarrolle durante la adolescencia, ejecutan parte del ciclo hormonal cada mes, para que la mujer se pueda embarazar y también produce los óvulos necesarios para la fertilización. Hay ocasiones que dentro de los ovarios se forman pequeños quistes cuya presencia causa un aumento en la producción de hormonas masculinas (andrógenos) en vez de femeninas (estrógenos). Esto ocasiona un problema bastante común llamado síndrome de Ovarios poliquísticos, que normalmente se asocia con acné, un difícil control de peso (obesidad), menstruaciones esporádicas y con infertilidad. Para muchas mujeres, esta combinación de síntomas no suele asociarse a una enfermedad y esto ocasiona que no se atiendan. Si has padecido algunos de estos síntomas, no demores en solicitar una consulta para atenderte.

Enfermedad pélvica inflamatoria

Cuando se habla de infecciones genitales, la mayoría nos remitimos a infecciones vaginales. Sin embargo, algunos microorganismos pueden colonizar e infectar los órganos reproductores internos, como el útero y las trompas de falopio, lo cual se manifiesta con dolores abdominales moderados a nivel de la pelvis. Cuando esto sucede, es frecuente que la inflamación causada por esta infección lesione permanentemente estos órganos incapacitándolos para transportar al óvulo, al espermatozoide, de esta forma provocando infertilidad. Si tienes dolor abdominal, sobre todo en el vientre bajo, no dejes de ir a consulta pues es posible que requieras tratamiento con antibiótico para combatir este problema.

Endometriosis

La endometriosis es una de las enfermedades menos comprendidas y menos diagnosticadas, pero afecta hasta el 15% de las mujeres haciéndolas sufrir de menstruaciones muy dolorosas y de problemas de fertilidad, debido que algunas de ellas piensan que es normal, no buscan atención. Este problema se desarrolla cuando se implantan focos de tejido que debe estar dentro del útero (endometrio) en zonas que no corresponden, como la pelvis o los ovarios. Como este tejido tiene receptores hormonales, mes con mes recibe su estímulo y provoca inflamación y dolor por encima de lo normal. Si has padecido cólicos menstruales muy fuertes, recuerda que el sufrimiento no es una obligación, puede ser que tengas endometriosis. Solicita una consulta para investigarlo.