Bienvenido al Sanatorio Sagrado Corazón de Tehuacán

Horario : Abierto las 24 horas los 365 días del año.
  Contacto : 01 238 382 13 74

Nuestra Fundadora

Ma. Luisa de la Peña Navarro, Luisita, como siempre se le ha llamado, porque eso inspira, nació en Atotonilco el Alto, Jalisco el día 21 de junio de 1866.  Fue parte  de una familia numerosa de 14 hijos, de los cuales vivieron 10, ella fue la primera en sobrevivir, después de dos niñas que no se lograron. Fue bautizada a escasos días de su nacimiento, el 27 de junio del mismo año.

Su papá Don Epigmenio de la Peña Ibarra fue un rico hacendado originario de Atotonilco el Alto, Jalisco, que no sólo era rico en propiedades sino sobre todo en cualidades naturales y espirituales. Tenía una gran caridad y alegría que compartía con todos, fue amigo de ricos y pobres, por ende las fiestas eran frecuentes en su casa, que estaba siempre abierta y también brindaba una mesa generosa para compartir con todos.

Por otra parte su mamá, Doña Luisa Navarro Castellanos (del mismo nombre que ella) era una mujer joven muy hermosa, de esas que podían tenerse como la mujer alteña típica, de tez blanca, ojos claros y expresivos. Dotada también de muy especiales cualidades morales y espirituales, reflexiva, de mano segura y firme. Su prudencia la hacía mantenerse tranquila a pesar de las diferencias de carácter con su esposo. Ella era originaria de la Capilla de Guadalupe, Jalisco.

Luisita tuvo una infancia marcada por la debilidad física y un temperamento rico en posibilidades para educar. Siguiendo la usanza de su tiempo, que era reunir varias familias a sus niños en una casa determinada y llamar a una maestra especial o bien ofrecerles clases particulares, Luisita recibió las primeras instrucciones de la profesora María Reynoso.

Cualquiera podía pensar que la vida de Luisita estaba completa, en realidad no era así… La inquietud por la vida religiosa se fue manifestando cada día con mayor intensidad. Por su espíritu contemplativo se sintió atraída por la vida religiosa; el 3 de Marzo de 1904 ingresó al monasterio de las Carmelitas Descalzas de Santa Teresa de Guadalajara, pero pronto se dio cuenta que la vida de clausura le impedía dedicarse a las obras de misericordia, además estaba el inconveniente de su escasa salud.

Por este motivo después de mucha oración y de consultar a las personas adecuadas, decidió regresar a su pueblo natal para continuar con la obra ya iniciada en el Hospital del «Sagrado Corazón» de Atotonilco, el primero de la Congregación. Luisita de la Peña fue elegida por Dios para ser Fundadora y madre de una Congregación Religiosa.

Cada etapa de su vida la fue preparando y madurando para la misión que Dios le habría de confiar. Toda su historia precede el acontecimiento salvífico de la Fundación del Instituto de Carmelitas del Sagrado Corazón. Ella, con otras 5 colaboradoras de la conferencia de San Vicente de Paúl, sintieron el llamado a continuar con su apostolado en el Hospital » Sagrado Corazón » desde una vida consagrada, por lo que acudieron al Sr. Cura D. Arcadio Medrano quien las animó diciendo que representaría sus deseos al Sr. Obispo José de Jesús Ortiz Rodríguez.

Una vez aceptada la fundación se les propuso que iniciaran el 24 de Diciembre de 1904. Por todo esto, Madre Luisita, es revelación de la ternura y el amor de Dios para todos los hombres y mujeres de todos los tiempos: cada etapa de su vida cristiana para niños, jóvenes, matrimonios, laicos comprometidos, religiosas y sacerdotes, que quieran acoger el amor de Dios y encarnar su bondad, providencia y misericordia en su vida y el servicio a los demás.

María Luisita Josefa del Santísimo Sacramento, de la Peña Navarro, fue llamada a la Casa del Padre el 11 de Febrero de 1937.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.